De bebé a niño: elementos que no pueden faltar en su cuarto

22 Enero, 2019

Las necesidades que tiene un bebé, nada tienen que ver con las de un niño de 6 años. Por esta razón, son muchas las personas que a partir de los 4 ó 5 años tienen que volver a cambiar el cuarto de sus hijos, de manera que éste se adapte a su nueva etapa de vida

 

Hoy en día, el tema de la crianza puede ser tan apasionante como escabroso, porque existen mil y una corrientes que cuentan con adeptos y detractores a partes iguales. Pero el que tú formes parte de una de estas corrientes o vivas tu maternidad/paternidad de una manera u otra, también influirá en la manera en la que tus hijos verán la vida. Y no sólo en ese aspecto, también en algo tan mundano como es el tema de la decoración.

 

Porque sí, hay personas que decoran la habitación de sus hijos desde antes de que nazcan y, por tanto, ésta se adapta a las necesidades de los primeros meses de vida o, como mucho, a los tres o cuatro primeros años; pero también hay quién prefiere el colecho o que el bebé duerma con ellos en la misma habitación y, por tanto, no decoran ninguna habitación para él hasta que cumple una edad determinada.

 

Pero, ¿cuándo es necesario cambiar al niño de cuarto? ¿Es mejor que duerma desde el principio sólo o todo lo contrario? No seremos nosotros quienes respondamos a esta pregunta, porque entendemos que se trata de algo muy personal. Sin embargo, es cierto que, depende de lo que tú consideres, formarás parte de un grupo de padres o de otros de los que hemos mencionado más arriba.

 

Eso sí, también hay un tercer grupo. Aquel que, aunque no tenga muy claro si el niño va a dormir con ellos o no desde el primer día, quieren, sí o sí, que su bebé tenga un cuarto en el que poder cambiarle, tener su ropa, sus utensilios o un sofá en el que darle el pecho, así como un espacio de juego, más allá del que pueda tener, por ejemplo, en el salón.

 

Si te encuentras en este último grupo o en el primero, este post es para ti, porque queremos darte algunas ideas para que cambies el cuarto de tu bebé, ahora que ya es algo más mayor y tiene otras necesidades, como las de hacer tareas, a partir de los 6 años. Eso sí, haciéndolo sin gastarte un dineral.

 

De bebé a niño: ideas para cambiar el cuarto de tu hijo

 

Aunque, oficialmente, se considera bebé a los menores de 24 meses, lo cierto es que hasta los 3 ó 4 años puedes mantener, más o menos, la misma habitación de tu hijo, sólo añadiendo una cama en lugar de una cuna.

 

Pero a partir de los 4 ó 5 años, ya es necesario que el cuarto de tu niño tenga otras caracteristicas, ya que sus necesidades son diferentes a las de etapas anteriores. Entre otros objetos, no pueden faltar:

 

  • Una mesa de estudio: aunque no sea hasta los 6 años cuando comience con deberes en el colegio, no está de más que tenga una mesa en la que poder pintar o hacer todo tipo de manualidades, así como ver libros, aunque no sepa leer.
  • Sillas cómodas: ya sea para la mesa de estudio o si son con formas, para que decoren y se puedan sentar los niños a jugar o leer.
  • Estanterías: porque hasta ese momento, lo más probable es que tenga muy poquitos libros o que los que tenga sean demasiado infantiles como para mantenerlos en las siguientes etapas.
  • Rincón de lectura: es la mejor manera de fomentar la lectura en nuestros hijos.
  • Baúles: para tener recogido el cuarto en un momento cuando saque todos los juguetes. Además, para él también será un lugar de referencia en el que saber que puede guardar los juguetes. Estos, además, cumplen una doble función extra: decoran y sirven de banco.
  • Lámparas de estudio: porque, poco a poco, tendrá que empezar a hacer deberes o querrá leer sus libros favoritos y, especialmente en invierno, este tipo de lámparas vienen genial.
  • Cojines: porque son una manera agradable de decorar las camas o los sofás que puedas tener en la habitación. Además, también se pueden utilizar para, en un momento dado, ponerlos en el suelo y que los niños se apoyen en ellos para jugar, por ejemplo. En este sentido, los puff también son una buena opción.

 

Dentro de todo lo que te acabamos de mencionar, en Vintahome contamos con varios de estos objetos. ¿Propuestas? El taburete elefante, que sirve tanto para asiento, como para objeto de juego y de decoración; la silla Tower Wood Baby, disponible en varios colores e ideal para su mesa de estudio o el cojín Star, entre otros.

 

 

 

Esperamos que estos consejos te hayan resultado de ayuda. Si tienes cualquier duda, estaremos encantados de atenderte, sin compromiso.

Entradas más recientes